Los receptores de trasplantes resaltan la importancia de un estilo de vida saludable durante el viaje después del trasplante.

Una mañana, hace varios años, el madrileño Fran Sanz, de 28 años de edad, se levantó, se duchó y desayunó. Inició el día de manera usual. Sin embargo, lo que hizo después, fue todo menos usual.

Durante las siguientes 12 horas, Fran participó en la competencia Ironman, nadó 3,8 kilómetros (2,4 millas), recorrió en bicicleta 180 kilómetros (112 millas) y corrió 42 kilómetros (26,1 millas). Si bien esto se consideraría una hazaña física extraordinaria para cualquiera, para Fran tenía un significado más profundo. Habían pasado sólo siete años desde que se había convertido en receptor de un trasplante de riñón, después de recibir un diagnóstico de glomerulonefritis intersticial, un trastorno renal, a los 17 años de edad. Y allí estaba, el receptor de trasplante más joven en finalizar Ironman.

“¿Cómo puedo mantenerme en forma, yo, una mujer de 29 años con un trasplante de riñón? Rezo, me río y entreno mi mente y mi cuerpo todos los días, como cualquier otra persona, pero en mi interior estoy viviendo con más intensidad, con más fuerza y más feliz porque sé que he recibido una segunda oportunidad, y decidí que sea ¡MAGNÍFICA!”
Suretha Maartens, 29 años de edad, receptora de trasplante de riñón, embajadora de Fit for Life!, Sudáfrica.

“Los receptores", dice, “son expertos en caer y levantarse con más fuerza”.

Más de 100.000 personas en todo el mundo reciben trasplantes cada año, según la Organización Mundial de la Salud1. Cada uno de ellos ha lidiado con una condición médica que requirió un trasplante. Y después de esto cada uno ha respondido a su manera. Muchos lo hacen a través del deporte y el ejercicio. Es por eso que la Federación de los Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados inició Fit for Life!, un programa global apoyado por Astellas que ayuda a los receptores de trasplantes a vivir una vida plena y activa a través de la actividad física continua y la participación en deportes organizados.

Fran y otras personas que han recibido trasplantes dicen que no sólo es un honor participar en competencias deportivas, considerando lo que han tenido que afrontar, sino que, lo que es más importante, su participación es en honor a aquellos que donaron los órganos que les brindaron la oportunidad de hacerlo.

Al igual que Fran, Ronald Grainger, de 66 años de edad, un cirujano retirado de Dublín al que se le diagnosticó un trastorno renal a los 32 años y recibió un trasplante a los 53 años de edad, dice que expresa su gratitud trabajando tan duro como puede para mantenerse sano – “para proteger el regalo que me dieron”.

Si bien mantenerse en forma es importante para su salud, Ronald afirma que espera poder inspirar a otros al hacerlo. Compitió en los Juegos Europeos de Deportistas Trasplantados y Dializados en Vantaa, Finlandia, incluidos los 100 y 200 metros planos, salto de longitud, lanzamiento de bala y relevo 4 x 100 metros.

“Nosotros, los receptores de trasplante, reflejamos el amor y el altruismo de miles de personas que trabajan en este proceso: donantes, familias, médicos, enfermeras y administradores, entre otros”.
Carolina Vargas Ropero, 33 años de edad, receptora de trasplante de riñón y páncreas, embajadora de Fit for Life!, Colombia.

“Si bien tener éxito en los Juegos fue grandioso”, dice Ronald, “lo que fue aún mejor fue hacer parte de un equipo de personas que estaban felices de estar lo suficientemente bien como para competir y, al hacerlo, crear conciencia sobre la donación de órganos y honrar a las personas que nos donaron los suyos.”

Ashleigh Mounger, de 28 años de edad, de Carolina del Sur, Estados Unidos, se especializó en ciencias del ejercicio y psicología en la universidad y fue capaz de utilizar estas dos disciplinas para sí misma y para otras personas después de un trasplante de hígado en 2015 debido a una condición metabólica rara llamada Enfermedad de Wilson. “Es muy importante educarse y animarse a superar lo que uno considera sus límites, así como alentar a otros para que hagan lo mismo”, dice.

Con eso en mente, sólo tres semanas después del trasplante, Ashleigh participó en una carrera de 5 km, el inicio de lo que ella llama su “viaje de estilo de vida saludable”. “Nuestros héroes dijeron ‘sí’ a la donación de órganos y tejidos para que pudiéramos vivir”, dice. “Así que honremos esos regalos y mostremos nuestras cicatrices con orgullo manteniéndonos activos y alimentándonos de forma sana”.

Fran, Ronald y Ashleigh tienen más en común aparte de ser receptores de trasplantes y atletas estrella. Hacen parte de los 13 embajadores del programa Fit for Life!, que fomenta la salud y el bienestar después del trasplante y promueve la actividad física para los receptores de trasplantes. A finales del año pasado, estos embajadores se reunieron en el partido internacional de rugby patrocinado por Astellas, entre la selección de rugby de Nueva Zelanda All Blacks y la Unión de Rugby Fútbol de Irlanda en el estadio Soldier Field de Chicago, para resaltar su compromiso y crear conciencia. En el partido, Astellas, en colaboración con Donate Life America, triplicó el anterior título GUINNESS WORLD RECORDSTM de registros en línea de donantes de órganos en un período de ocho horas. Este año, el programa Fit for Life! se presentará en los Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados que se realizarán en Málaga, España, del 25 de junio al 2 de julio de 2017.

“A través del ejercicio y al competir en los Juegos, aprendí de lo que era capaz una vez creía en mi potencial. El verdadero valor va más allá de batir récords, consiste en ayudar a otros a darse cuenta de lo que pueden lograr si también creen.”
Montague Summers, 27 años de edad, receptor de trasplante de médula ósea, embajador de Fit for Life!, Australia.

Como parte de su compromiso de más de 20 años para cambiar el viaje después del trasplante mediante la creación de conciencia, Astellas apoya a múltiples organizaciones en todo el mundo, que incluyen:

  • Chris Klug Foundation, que cada año proporciona información sobre la donación de órganos a decenas de miles de jóvenes en los EE.UU.
  • Campaña Green Ribbon de la Red de Trasplante de Órganos de Japón, que crea conciencia en Japón sobre asuntos relacionados con el trasplante de órganos.
  • Juegos de Deportistas Trasplantados en países de todo el mundo, que permiten a los receptores de órganos destacar sus logros físicos después del trasplante.
  • University Hospital Foundation y Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio de Alberta, con quien Astellas anunció recientemente una nueva asociación de investigación e innovación destinada a mejorar la atención disponible para pacientes con trasplantes.

“Es importante no subestimar las implicaciones de tener la suficiente confianza para practicar deportes y actividad física durante y después de enfermedades serias”, dice Matthew Field, de 29 años de edad, de Nueva Zelanda, también embajador de Fit for Life!. “Esto hace que programas como Fit for Life! y los Juegos de Deportistas Trasplantados sean aún más especiales ya que permiten que las personas participen sin importar su nivel de habilidad, experiencia, condición física o estatus social.”
“A pesar de sus extraordinarios logros físicos, el participante de Ironman Fran Sanz afirma que “el verdadero éxito no es atravesar la línea de meta” sino la lucha diaria para superar nuestros desafíos personales. “Quiero inspirar a través del deporte a los pacientes que están esperando un trasplante y mostrarles la extraordinaria vida que tienen por delante.”

“A través del deporte, difundo de manera activa a muchas personas la magnificencia del trasplante de órganos, y continúo ejercitándome de manera razonable con el riñón que mi madre me donó gentilmente”.
Hitoshi Totsuka, 47 años de edad, receptor de trasplante de riñón, embajador de Fit for Life!, Japón.

 

1 Organización Mundial de la Salud (2016). Cuidados Después del Trasplante de Riñón. Recuperado el 10 de noviembre de 2016 de: http://www.transplant-observatory.org